Los gimnasios de bajo coste han ido apareciendo por todo el mundo y, en Latinoamérica esta tendencia ha ganado impulso en los últimos años. El modelo de gimnasio de bajo coste se estableció hace años en Estados Unidos, con cadenas como Crunch, Anytime Fitness y Planet Fitness. Por ello hemos hablado con distribuidores en México y Colombia para comprender mejor cómo ha evolucionado en sus respectivas regiones.

Antes, ir al gimnasio en América Latina era una actividad sólo accesible a unos pocos. El precio de los abonos mensuales hacía que no todo el mundo pudiera permitirse ir al gimnasio. La introducción del modelo de gimnasio de bajo coste ha hecho que sea asequible para todos. Según nuestros distribuidores, la tendencia comenzó a emerger en México en 2007. En Colombia no lo hizo hasta el 2015, hace apenas unos años.

El año pasado, la revista Heath Club Management estudió esta tendencia en un artículo en que explicaban: “Cuando se publicó el último informe regional de IHRSA en 2012, tan solo había dos cadenas de bajo coste en dos países de América Latina. Hoy, menos de seis años después, existen 23 marcas diferentes, con un total de 448 gimnasios (de los cuales 340 pertenecen a SmartFit) en 12 países de la zona”. Kristen Walsh, IHRSA

http://www.healthclubmanagement.co.uk/health-club-management-features/Data-on-the-Latin-American-health-club-market/31934

Parece que en ambas regiones el atractivo de este tipo de gimnasios va en aumento. Los precios más asequibles y una mayor oferta los hacen más accesibles al público. El precio de los abonos suele incluir acceso al gimnasio y a las máquinas de fitness. Las clases, los entrenadores personales y las instalaciones adicionales, si se ofertan, suponen por lo general un coste adicional o un abono superior. Matt Ramirez, director de ventas de Core Health & Fitness para Latinoamérica decía sobre esto: “El mercado de los gimnasios de bajo coste ha sido todo un éxito. Los abonos son más baratos, pero al ofrecer equipamiento de alta calidad, con marcas de reconocimiento mundial, proporcionan un gran servicio a sus clientes”.

Un centro de fitness que sacado provecho de esta tendencia es FITFORALL. Hace menos de dos años, FITFORALL invirtió en su primer gimnasio de bajo coste en Colombia. El plan era abrir dos centros al año. El éxito del primer gimnasio, con 2000 socios en dos semanas, los llevó a abrir un segundo y un tercer gimnasio en 2017, así como otros dos gimnasios a principios de 2018. “Estamos muy orgullosos de ser los proveedores de estos cinco clubes, cuyo equipamiento es 100 % Core Health & Fitness”, dice Matta Ramirez. “Es un placer colaborar con unos centros tan populares en Colombia. Estamos deseando ver qué deparará el futuro a FITFORALL”.

Los distribuidores de ambos países están muy satisfechos con el crecimiento de los gimnasios de bajo coste y consideran la tendencia muy positiva para los fabricantes de equipos de fitness. Un incremento en el número de gimnasios supone, naturalmente, un aumento en las ventas de equipos.

Solo con el tiempo podremos saber cómo evolucionará el modelo del gimnasio de bajo coste. Por ahora, no parece que vaya a desaparecer.

Para más información sobre los modelos de gimnasios de bajo coste, póngase en contacto con nuestros especialistas en fitness.

Get In Touch