VANCOUVER, WA AUGUST 8, 2019 – Las universidades estadounidenses están dando cada vez más importancia al concepto del Wellness Living, y lo incorporan en sus campus para mejorar el bienestar de sus estudiantes.

Se sabe que la universidad trae consigo distintos niveles de estrés y ansiedad. De hecho, un estudio reciente refleja que el 70 % de los consejeros en 500 universidades públicas y privadas en todo el mundo ven como la preocupación por la salud mental de los estudiantes universitarios va cada vez más en aumento. La ansiedad sigue siendo el principal motivo por el que los estudiantes buscan ayuda.

Sus apretadas agendas y horarios, los cambios en su modo de vida, incertidumbre de cara al futuro y la presión que ejercen las redes sociales provoca que el 63 % de los estudiantes universitarios confiesen “sentir una ansiedad desmesurada”, según un estudio de la American College Health Association. Según Kelli Crace, VP del Departamento de Salud y Bienestar del College of William & Mary: “parte de su malestar es debido a algo que, por otro lado, es maravilloso en nuestros jóvenes adultos: ya no les vale con tener éxito, ahora quieren tener éxito en algo que, para ellos, tenga sentido. Sin embargo, la competencia en esos campos es cada vez mayor. También hemos observado cómo el estrés está casi glorificado entre adultos jóvenes, en el sentido que parece que presionarse a uno mismo para ponerse al límite es casi un distintivo del que enorgullecerse”.

¿Qué hacen las universidades para ayudar a los estudiantes?

Existen pruebas científicas que demuestran cómo el estrés mental puede afectar al cuerpo y causar daño físico. Sin embargo, existen también pruebas científicas que corroboran que una buena forma física, hacer ejercicio y la diversión pueden ser beneficiosos.

Por ello, universidades por todo EEUU empiezan a ofrecer clases de meditación y de autocuidado. Algunas, han llegado a crear departamentos dedicados en exclusiva a la enseñanza del bienestar, que complementan las inversiones en centros e instalaciones del mismo tipo.

Los mejores centros, además, ofrecen instalaciones en las que el objetivo no es solo ayudar a aliviar el estrés, sino que ofrecen soluciones reales para las enfermedades causadas por el mismo. Algunas universidades han empezado a reestructurarse por completo para ofrecer ambientes que fomenten la positividad y estilos de vida saludables.

¿Cómo llevar este concepto a los campus universitarios?

Leigh Stringer, arquitecta apasionada por el concepto del wellness, conoce de primera mano cómo el entorno físico puede ayudar a que los estudiantes consigan más serenidad. Gracias a su trabajo en proyectos de consultoría en numerosas universidades, tanto públicas como privadas, por todo Estados Unidos, ha ido dándose cuenta de que, con tan solo un par de toques bien diseñados, se consigue una diferencia considerable. Tal y como sucede en comunidades urbanas, ha podido ver el éxito que supone ofrecer espacios para reunirse, crear centros de bienestar, espacios verdes accesibles y añadir detalles de diseño inspirados en la naturaleza. En sus propias palabras: “Una de las estrategias que se están siguiendo en la actualidad es crear centros wellness integrados, que puede consistir en combinar servicios médicos tradicionales con gabinetes psicológicos, centros de fitness, spa, salas para meditación, asesoría financiera y comida sana. No basta con ofrecer un espacio en el que tomarse un café”.

En universidades como el Rollins College en Orlando, Florida, se están destinando recursos en torno al concepto del Nine Dimensions of Wellness [las nueve dimensiones del bienestar] (física, emocional, creativa, ambiental, financiera, ocupacional, social y espiritual), y se ofrecen programas que fomentan la concienciación sobre temas de salud y un estilo de vida más activo. Desde Rollins, declaran que su objetivo es conseguir apoyar a los estudiantes en su toma de decisiones, para que consigan una mejor calidad de vida a través de un proceso de toma de decisiones más saludable.

En 2018, College Consensus clasificó a la Universidad de Chicago en el número 1 de su ranking por su centro de recreo en el campus. Esta universidad es famosa en todo el mundo por ser una de las más prestigiosas y de más rigor académico en la actualidad. De hecho, lleva siendo líder en diversos campos de la investigación desde hace más de un siglo.

El centro que han creado en su campus, el Ratner Athletics Center, es una de las instalaciones de este tipo más completas de todo el país. El edificio, diseñado por el famoso arquitecto argentino-estadounidense Cesar Pelli, cuenta con uno de los espacios destinados al entrenamiento de fuerza más grandes de todo Chicago, el DelGiorno Fitness Center, además de una piscina olímpica, la Meyers-McLoraine Pool. En el centero se ofrecen diversos programas de entrenamiento y fitness destinados a los estudiantes.

Las universidades están cada vez más dispuestas a invertir para mejorar la calidad de vida de sus estudiantes. El Wellness Living ya no es una mera moda, se ha convertido en un verdadero estilo de vida que llega a todos los ámbitos, desde el inmobiliario hasta las universidades, pasando por el sector turístico y de viajes de todo el mundo. Promotores inmobiliarios, inversores y líderes de todos los sectores deben estar atentos a este cambio, para poder hacerle frente y así adaptarse a las necesidades de la comunidad.


By: TOM JOHNSTON | VP DISTRIBUTOR & GLOBAL VERTICAL SALES

Core Health & Fitness, LLC